La leyenda quiteña | El gallito de la catedral

Don Ramón Ayala y Sandoval, era un hombre muy adinerado, que se dedicaba a la buena vida. Pero, después de sus borracheras, pasaba por la Plaza Grande y se enfrentaba al gallito de la Catedral. Cada día, Don Ramón seguía una muy rigurosa rutina: se despertaba a las 06:00 de la mañana, luego vestía su […]